Producido por Stephanie Hughes, equipo de información sobre la salud de Bupa, diciembre de 2011

Esta hoja informativa está destinada a quienes desean informarse sobre la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR). Es importante tanto para niños como para adultos. Sin embargo, por motivos de simplicidad, nos referiremos todo el tiempo a los niños.

La vacuna MMR es una vacuna combinada contra el sarampión, las paperas y la rubéola. Por lo general, los niños reciben la primera dosis a aproximadamente los 13 meses de edad y otra entre los tres y los cinco años de edad, antes de comenzar la escuela.

La disponibilidad y el uso de la vacuna MMR pueden variar de un país a otro.
 
¿Qué es la vacuna MMR?
¿Cómo funciona la vacuna MMR?
¿Cuándo se administra la vacuna MMR?
¿Es eficaz la vacuna MMR?
Cuidados especiales
Efectos secundarios y seguridad
Vacunas individuales
 

¿Qué es la vacuna MMR?

 
La vacuna MMR es una inyección que evita que los niños contraigan el sarampión, las paperas y la rubéola. Aunque la mayoría de las personas se recuperan de estas enfermedades, cada una de ellas puede ser desagradable y tener consecuencias graves.
 

  • El sarampión es altamente contagioso y puede causar complicaciones como diarrea, infecciones del oído, neumonía y encefalitis (inflamación del cerebro).
     
  • Las paperas también es contagiosa y puede causar complicaciones como meningitis y sordera. También puede causar inflamación del páncreas. En los varones, puede dañar los testículos y provocar infertilidad. En las hembras, puede provocar inflamación de los ovarios.
  • La rubéola (sarampión alemán) es generalmente una enfermedad leve, pero puede ser perjudicial para el feto durante las primeras semanas del embarazo. Si usted está embarazada y contrae rubéola en las primeras 16 semanas de embarazo, es muy probable que dañe al bebé. Puede provocar ceguera, sordera, daño cerebral y daño al corazón en su bebé. La rubéola también puede causar un aborto involuntario. Si contrae rubéola durante las 16 y 20 semanas de embarazo, existe el riesgo de que su bebé sea sordo. Después de 20 semanas, no aumenta el riesgo.

La vacuna MMR puede prevenir cada una de estas enfermedades.

En algunos países está disponible una vacuna combinada contra el sarampión, las paperas, la rubéola y la varicela. Se utiliza en lugar de la vacuna MMR y se recomienda a los 12 meses y a los 18 meses.

¿Cómo funciona la vacuna MMR?

 
La vacuna MMR se hace de formas débiles de cada uno de los virus del sarampión, las paperas y la rubéola. Esta vacuna estimula el sistema inmunológico del niño para responder y recordar los virus. Esto significa que si el niño se infecta con uno de los tres virus, su sistema inmunológico reconoce el virus y toma medidas para prevenir la infección.

 
¿Cuándo se administra la vacuna MMR?

 
La vacuna MMR puede administrarse a cualquier edad. Por lo general, se administra a los niños en dos dosis. La primera inyección se recomienda entre los 12 meses y 13 meses de edad. Se recomienda una segunda dosis cuando el niño tiene entre tres y seis años de edad, para aumentar su inmunidad antes de comenzar la escuela.

Si un niño debe ser protegido contra el sarampión rápidamente, por ejemplo, durante un brote de sarampión, pueden recibir la segunda dosis de la vacuna MMR un mes después de la primera dosis. Sin embargo, si recibe la segunda dosis antes de llegar a la edad de 18 meses, aun debe recibir la dosis de rutina cuando llega a entre tres y cinco años de edad, antes de comenzar la escuela.

La vacuna MMR se puede ofrecer a los jóvenes cuando salen de la escuela o antes de entrar en la educación superior si aun no han recibido ambas dosis.

Si nunca se ha vacunado contra la rubéola, debe considerar administrarse la vacuna MMR, si:

  • usted es mujer en edad fértil
  • es trabajador de la salud que puede estar en contacto con mujeres embarazadas
  • acaba de dar a luz

La vacuna MMR puede administrarse a cualquier edad. No es peligroso recibir la vacuna MMR más de una vez. Si no recuerda haberla recibido, pregunte a su médico.

 
¿Es eficaz la vacuna MMR?

 
Después de la primera dosis de la vacuna MMR, 64 de cada 100 personas estarán protegidos contra las paperas, 90 de cada 100 personas estarán protegidos contra el sarampión y 95 de cada 100 personas estarán protegidas contra la rubéola. Después de la segunda dosis, 99 de cada 100 personas estarán protegidos contra las tres enfermedades.

Cuidados especiales

 
La mayoría de las personas pueden recibir la vacuna MMR, pero hay algunos que no deberían hacerlo. Entre ellas están:
 

  • las personas que toman medicamentos que disminuyen la respuesta del sistema inmunológico o que tienen un sistema inmunológico debilitado por enfermedades como VIH / SIDA o cáncer
     
  • todo aquel que haya tenido una reacción anafiláctica a la gelatina o a los antibióticos neomicina y kanamicina
     
  • todo aquel que haya tenido una reacción anafiláctica confirmada a la vacuna MMR
     
  • mujeres embarazadas

 
Algunas personas sufren una ligera reacción alérgica a la vacuna. No obstante, esto no debe detener a las personas a vacunarse en el futuro. La anafilaxis es una reacción alérgica aguda en la que la lengua o la parte posterior de la garganta puede hincharse y es extremadamente rara con esta vacuna.

Su médico puede recomendarle posponer que usted o su hijo se vacunen con la MMR hasta una fecha posterior, si:

  • usted o su hijo han recibido otra vacuna viva dentro de las cuatro semanas anteriores
     
  • usted o su hijo tienen fiebre

Hable con su médico o enfermero/a si no está seguro de si usted o su hijo deben recibir la vacuna MMR.
 

Efectos secundarios y seguridad

 

Los efectos secundarios son los efectos no deseados, pero generalmente ligeros y temporales, tras una vacunación exitosa. Por lo general son raros después de la primera dosis y menos aún después de la segunda. Los efectos secundarios que usted puede presentar después de la vacuna MMR a menudo compensan a los efectos secundarios y las complicaciones posibles que se pueden presentar al contraer el sarampión, las paperas o rubéola.

Los tres virus en la vacuna actúan en distintos momentos y pueden producir diferentes efectos secundarios a medida que empiezan a trabajar.

La parte del sarampión de la vacuna comienza a trabajar de seis a 11 días después de la inmunización. El niño puede tener fiebre o una erupción similar al sarampión que por lo general dura de dos a tres días. Puede darle al niño una dosis ligera de paracetamol (acetaminofeno) si tiene fiebre, pero si la fiebre persiste, póngase en contacto con el médico del niño. Los niños que tienen síntomas relacionados con la vacuna no pueden infectar a los demás.

Aproximadamente uno de cada 1.000 niños inmunizados puede tener un ataque causado por la fiebre. A esto se le llama convulsión febril. Sin embargo, el número de convulsiones febriles causadas por el sarampión es mucho mayor que las que la vacuna MMR puede causar.

Es raro, pero el niño puede tener síntomas leves similares a las paperas (fiebre y glándulas inflamadas) entre dos y tres semanas después de la vacuna MMR, cuando la parte de las paperas de la vacuna comienza a trabajar.

Los niños pueden tener una erupción de pequeñas manchas como hematomas en las primeras seis semanas después de administrada la vacuna, pero esto es muy raro. Puede ser causada por el sarampión o las partes de la rubéola de la vacuna. Lleve al niño al médico si ve manchas como éstas.

Menos de un niño en un millón desarrolla encefalitis (inflamación del cerebro) después de la vacuna MMR. Si un niño que no ha sido vacunado contrae el sarampión, la probabilidad es más alta - entre uno de cada 200 y uno de cada 5.000.

Los efectos secundarios de la vacuna son leves y, lo más importante de todo, son más leves que las consecuencias potencialmente graves de contraer sarampión, paperas o rubéola. Si le preocupan cualquiera de los síntomas de su hijo, consulte a su médico.

 
Alergia al huevo y la vacuna triple vírica

La vacuna MMR se fabrica utilizando una proteína relacionada con el huevo. Sin embargo, la evidencia muestra que es seguro administrar la vacuna a casi todos los niños, incluso a aquellos que tienen una reacción muy grave a los huevos.

Si su niño tiene una alergia severa al huevo, informe a su médico o enfermera. Él o ella pueden hacer arreglos especiales para administrar la vacuna MMR a su niño de forma segura, en un hospital, de ser necesario.

Autismo y enfermedad inflamatoria intestinal

Es posible que haya oído hablar de una supuesta relación entre la vacuna MMR y el autismo y la enfermedad intestinal. Sin embargo, hay una gran cantidad de evidencia científica disponible, en base a los registros de millones de vacunas MMR que no muestra ninguna conexión entre ellos.

Un vínculo entre la vacuna MMR y el autismo fue sugerido en 1998 cuando un grupo de médicos publicaron un artículo acerca de 12 niños autistas que también tenían problemas intestinales. Los médicos emitieron una teoría acerca de la inflamación intestinal, causada por la vacuna MMR, lo que podría llevar a problemas con el desarrollo del cerebro. Los investigadores no demostraron su teoría y, de hecho, afirmaron en su artículo que no habían encontrado un vínculo entre el autismo y la vacuna MMR. No obstante, la publicidad en los medios de prensa hizo pensar que existía dicho vínculo. Esto llevó a algunos padres, cuyos hijos nacieron después de 1999, a no administrarles la vacuna.

Si su hijo tiene autismo, por lo general comenzará a señales cuando el niño tenga entre uno y dos años de edad. Puesto que la inyección de MMR se da en torno a esta edad, es fácil entender por qué algunos padres pensaban que podría haber una conexión.
 

Vacunas individuales

 
Cuando la vacuna MMR está disponible, ningún país recomienda administrar vacunas individuales en lugar de las vacunas combinadas.

Son varios los motivos por los que las vacunas que forman la MMR no son rutinariamente administradas por separado.

  • Los niños tendrían que recibir seis inyecciones en total, lo que es más desagradable a causa del dolor de cada pinchazo y seis episodios de posibles efectos secundarios.
     
  • Esto podría significar que menos niños reciben todas las vacunas necesarias, aumentando el nivel de los brotes de sarampión, paperas y rubéola.
     
  • Podría haber más demora antes de estar completamente vacunados, lo que dejaría a los niños con un mayor riesgo de infección durante más tiempo.
     
  • Las vacunas individuales podrían no estar licenciadas en su país.

 Si usted o su hijo han recibido una sola vacuna en el pasado para el sarampión, las paperas y la rubéola, administrarse posteriormente la vacuna MMR no causará daño alguno. Se recomienda esperar al menos cuatro semanas a partir de la fecha en que se administró una vacuna individual hasta recibir la vacuna MMR.
 

Esta sección contiene respuestas a preguntas comunes sobre este tema. Las preguntas fueron sugeridas por profesionales de la salud, comentarios en el sitio web y consultas por correo electrónico. Vea nuestras respuestas a las preguntas más frecuentes sobre la vacuna triple vírica contra el sarampión, las paperas y la rubéola, incluyendo:
 
¿Necesito recibir la vacuna triple vírica para viajar al exterior?
¿Por qué el NHS no ofrece las vacunas individuales contra el sarampión, las paperas y la rubéola?
¿Por qué se necesitan dos dosis de la vacuna triple vírica?
 

¿Necesito recibir la vacuna triple vírica para viajar al exterior?

El sarampión, las paperas y la rubéola son enfermedades infecciosas que están presentes en todo el mundo. En muchos países, los niños no suelen recibir la vacuna triple vírica y los brotes de estas enfermedades son más comunes que en el Reino Unido. Por lo tanto, si usted no ha sido inmunizado con la vacuna triple vírica, debe aplicársela antes de viajar al exterior. Esto lo protegerá contra estas enfermedades y también evitará que las traiga de vuelta al Reino Unido y las propague aún más.
 

Explicación

Casi 200 países ofrecen vacunación contra el sarampión y muchos, pero no todos, también ofrecen vacunación contra las paperas y la rubéola. Las tres enfermedades, en particular el sarampión, necesitan que un gran número de personas esté inmunizado para que toda la población se encuentre protegida.  Esto es conocido como inmunidad colectiva. Sin embargo, en muchos países esto no sucede y son comunes los brotes de estas enfermedades. Esto significa que aunque no resulte probable que usted contraiga sarampión, paperas o rubéola en el Reino Unido, puede estar en riesgo si viaja al exterior y no está vacunado contra estas tres enfermedades.
 
Más de 20 millones de personas en todo el mundo contraen sarampión cada año y cientos de miles, en su mayoría niños, mueren a causa de dicha enfermedad. África y el sudeste de Asia son las regiones más afectadas; allí, pocas personas están inmunizadas contra las enfermedades.
 
Sólo un poco más de la mitad de la totalidad de los países vacuna a sus niños contra las paperas. Las paperas son comunes en África y el sudeste de Asia, donde por lo regular las personas no se vacunan. En estas regiones se producen epidemias cada cierto tiempo, en intervalos que van de los dos a los cinco años.
 
En algunas regiones del mundo, las epidemias de rubéola ocurren cada cierto tiempo, en intervalos que van de los cinco a los nueve años, y hasta 700.000 niños por nacer mueren cada año al contraer sus madres esta enfermedad.
 
Todos los años, personas del Reino Unido que no han sido vacunadas contraen sarampión, paperas o rubéola mientras se encuentran de viaje en el exterior. Estas enfermedades pueden después ser traídas al Reino Unido donde pueden propagarse aún más. La Agencia de Protección de la Salud (Health Protection Agency) le recomienda averiguar si usted ha sido recibido la vacuna triple vírica antes de viajar. Si no la ha recibido, puede programar una consulta con su médico de cabecera o enfermera para que se la administre. Esto resulta de particular importancia si usted está por viajar a regiones del mundo donde hay pocas personas vacunadas y ocurren brotes de estas enfermedades. Si usted está embarazada, o tiene posibilidad de quedar embarazada durante el viaje, es muy importante que se vacune antes de irse si es que no posee inmunidad contra la rubéola.
 

¿Por qué el National Health Service (NHS, Servicio Nacional de Salud) no ofrece las vacunas individuales contra el sarampión, las paperas y la rubéola?

El National Health Service (NHS, Servicio Nacional de Salud) no ofrece vacunas individuales porque éstas no han sido lo suficientemente investigadas o probadas para ver cuán seguras son y cuán bien funcionan, mientras que la vacuna triple vírica sí. Las vacunas individuales no se recomiendan porque pueden aumentar el riesgo de que bebés y niños contraigan sarampión, paperas y rubéola.
 

Explicación

Las historias que se presentaron en los medios de comunicación han generado preocupación sobre una posible relación entre la vacuna triple vírica, el autismo y la enfermedad inflamatoria intestinal. Aunque existe una gran cantidad de evidencia científica proveniente de todo el mundo que demuestra que no existe relación entre estas enfermedades y la vacuna triple vírica, muchos padres aún están preocupados y han buscado alternativas. Una de estas alternativas es la de aplicar las vacunas individuales de sarampión, paperas y rubéola.
 
Aunque en el mundo hay más de 100 países que ofrecen la vacuna triple vírica, sólo uno, Japón, ofrece las vacunas individuales en su lugar. Esto es porque en la década de 1990 el componente correspondiente a las paperas de la vacuna triple vírica que se usaba allí, causó meningitis a algunas personas y se decidió en su lugar usar las vacunas individuales.   La vacuna contra las paperas que se usaba en Japón es distinta de la triple vírica que se usa en el Reino Unido.
 
Las vacunas individuales contra las paperas y el sarampión no tienen licencia en el Reino Unido. Esto quiere decir que en el Reino Unido estas vacunas no pasan por ningún ensayo con el fin de demostrar cuán seguras son o cuán bien funcionan. No existen investigaciones que demuestren cómo deben ser administradas o cuánto tiempo debe pasar entre las distintas inyecciones. Sin embargo, existen muchas investigaciones para demostrar la seguridad y eficacia de la vacuna triple vírica.
 
También existen inquietudes acerca de la calidad y los efectos secundarios de las vacunas individuales. Por ejemplo, se descubrió que una vacuna contra las paperas sólo proporcionaba inmunidad a un reducido número de niños y otra causaba meningitis como efecto secundario. También es posible que su hijo esté expuesto, en comparación con la vacuna triple vírica, a un riesgo mayor de sufrir una reacción alérgica grave, llamada anafilaxia, después de recibir una vacuna individual contra el sarampión o la rubéola.
 
Las vacunas individuales pueden aumentar el riesgo de que los bebés y niños contraigan sarampión, paperas y rubéola. Si usted decide que su hijo o hija reciba las vacunas individuales, él o ella deberá recibir seis inyecciones en total. Esto no sólo significa una mayor cantidad de inyecciones, lo cual es angustiante para muchos niños, sino que también implica que debe pasar un tiempo mucho mayor entre la aplicación de las mismas, período durante el cual su hijo puede contraer cualquiera de las enfermedades. Si su hijo contrae sarampión, paperas o rubéola, puede contagiar a sus hermanos más pequeños que aún no hayan recibido las vacunas, a mujeres embarazadas o a niños que tengan su sistema inmunológico debilitado.
 
En la actualidad, aproximadamente uno de cada 20 padres elige darle a su hijo las vacunas individuales contra el sarampión, las paperas y la rubéola. Sin embargo, sólo la mitad de estos niños recibe las dos dosis de las tres vacunas. Esto significa que, a medida que vayan creciendo, pueden no continuar protegidos contra estas tres enfermedades. Usted también puede contraer sarampión, paperas y rubéola en edad adulta, cuando las consecuencias pueden ser muy graves. Por ejemplo, si usted está embarazada y contrae rubéola, la enfermedad puede afectar el desarrollo de su bebé por nacer y si usted es varón, puede reducir su fertilidad.
 

¿Por qué se necesitan dos dosis de la vacuna triple vírica?

Después de la primera dosis de la vacuna triple vírica, la mayoría de los niños, pero no todos, desarrollan inmunidad al sarampión, las paperas y la rubéola. Debido a que aún hay niños que no poseen inmunidad luego de la primera dosis, se administra una segunda dosis. Después de esto, casi todos los niños que no desarrollaron inmunidad luego de la primera dosis, lo harán después de la segunda.
 

Explicación

Cuando se vacuna a su hijo contra el sarampión, las paperas y la rubéola, se le darán dos dosis. La primera dosis se aplica a su bebé aproximadamente a los 13 meses de edad y la segunda “de refuerzo” se le da entre los tres y los cinco años de edad, antes del ingreso a la escuela. Al recibir dos dosis de la vacuna triple vírica se garantiza que su hijo quede completamente protegido contra el sarampión. Una dosis proporciona un 90 por ciento de protección contra el sarampión, pero dos dosis brindan casi un 100 por ciento de protección.
 
Existe una razón para aplicar las vacunas a estas edades. Hasta que su bebé cumpla un año, aún tendrá algo de protección contra la enfermedad gracias a los anticuerpos que la madre le pasa en el útero. Si aplica la vacuna triple vírica  a su bebé apenas a los pocos meses de vida, existe la posibilidad de que la inmunidad que le ha sido transmitida por su madre evite que la vacuna actúe como corresponde. El refuerzo se aplica justo antes de que su hijo comience la escuela o la guardería, lugar donde se mezclará con muchos otros niños y el riesgo de contraer estas enfermedades es mayor.
 
También existen algunos niños que no recibieron la primera dosis de la vacuna cuando eran bebés. El segundo refuerzo le da la posibilidad de inmunizar a su hijo antes de que comience la escuela y reforzará la inmunidad de los niños que ya han sido vacunados.
 

 Más información

  • NHS Immunisation Information (Información del Servicio Nacional de Salud sobre Vacunaciones)
    www.immunisation.nhs.uk

 

Fuentes

  • Joint Formulary Committee. British National Formulary. 63rd ed. London: British Medical Association and Royal Pharmaceutical Society of Great Britain, 2011
  • Measles, mumps, and rubella: prevention. BMJ Clinical Evidence. www.clinicalevidence.bmj.com, publicado el 21 de diciembre de 2009
  • MMR vaccine. Immunisation Scotland. www.immunisationscotland.org.uk, publicado el 7 de octubre de 2011
  • Immunisation against infectious disease. Department of Health. www.dh.gov.uk, publicado el 28 de septiembre de 2011
  • Diseases and conditions. Centers for Disease Control and Prevention. www.cdc.gov, publicado el 21 de septiembre de 2011
  • Rubella. PubMed Health. www.ncbi.nlm.nih.gov, publicado el 24 de enero de 2011
  • Background information on the safety of rubella-containing vaccine given in pregnancy. Health Protection Agency. www.hpa.org.uk, publicado el 4 de mayo de 2010
  • Frequently asked questions about mumps. Health Protection Agency. www.hpa.org.uk, publicado el 28 de mayo de 2008
  • Vaccine information for the public and health professionals. Immunization Saves Lives. www.vaccineinformation.org, publicado en diciembre de 2010
  • MMR the facts. Department for Health. www.dh.gov.uk, publicado el 1 de marzo de 2003
  • Simon C, Everitt H, van Dorp F. Oxford handbook of general practice. 3rd ed. Oxford: Oxford University Press, 2010: 610–15
  • Why is MMR preferable to single vaccines? Health Protection Agency. www.hpa.org.uk, consultado el 11 de octubre de 2011
  • Measles. World Health Organization. www.who.int, accessed 3 October 2011
  • Measles risk during travel – update. National Travel Health Network and Centre. www.nathnac.org, publicado el 18 de mayo de 2011
  • Exemptions from immunization laws. National Network for Immunization Information. www.immunizationinfo.org, publicado el 5 de abril de 2011
  • Measles mumps rubella varicella (MMRV) vaccine. Centers for Disease Control and Prevention. www.cdc.gov, publicado en julio de 2010

 

Temas relacionados

  • Transtornos del espectro autista
  • Enfermedad de Crohn
  • VIH/SIDA
  • Sarampión
  • Aborto espontáneo

 
 
Esta información fue publicada por el equipo de información de salud de Bupa, y está basada en fuentes acreditadas de evidencia médica. Ha sido sometida a revisión por pares, por parte de médicos de Bupa. Este contenido se presenta únicamente con fines de información general y no reemplaza la necesidad de consulta personal con un profesional de la salud calificado.

¿Preocupado por su salud?

Nosotros también. Por eso le ofrecemos planes de salud adaptados a sus necesidades

desde US$21.65/Mes

Cotizar en línea

O consulte nuestros planes

Planes de salud Bupa

Artículos relacionados

La meningitis es una infección de las meninges, es decir las membranas que recubren el cerebro y la médula espinal. La meningitis a veces causa una intoxicaci...
Esta hoja informativa está destinada a quienes desean informarse sobre el síndrome de Down. El síndrome de Down es un trastorno hereditario que genera dificultades en el...