El hipospadias es una anomalía que afecta el desarrollo de la uretra, el conducto que conduce la orina desde la vejiga hacia el exterior del cuerpo. Como resultado, el orificio uretral se desarrolla ubicándose en el lugar incorrecto.
 
Acerca del hipospadias
Síntomas del hipospadias
Complicaciones del hipospadias
Causas del hipospadias
Diagnóstico del hipospadias
Tratamiento del hipospadias
Consideraciones especiales
 

Acerca del hipospadias

 
El hipospadias es una anomalía congénita (de nacimiento) que se manifiesta en bebés de sexo masculino (varones). Aproximadamente uno de cada 300 niños nace con hipospadias en el Reino Unido. Afecta el desarrollo normal de la uretra. La uretra es el conducto que lleva la orina y el semen hacia el exterior del cuerpo. Su recorrido comienza en la vejiga, atraviesa  la próstata y pasa por el medio del pene.
 
Mientras el bebé está en el útero, su pene crece en longitud y en su interior se desarrolla la uretra. Hipospadias significa que la uretra de su hijo no se desarrolla correctamente y que el orificio a través de cual pasa la orina (meato) no se ubica en el extremo de su pene. En vez de ello, el orificio se encuentra en otro lugar de su pene.
 

Tipos de hipospadias

 
Existen varios tipos distintos de hipospadias, según sea dónde se ubique el orificio uretral de su hijo:
 

  • hipospadias glanular: la uretra se encuentra dentro de la cabeza del pene (glande)
  • hipospadias coronal y subcoronal: la uretra se localiza justo debajo del glande
  • hipospadias medio peneana: la uretra se localiza en algún lugar sobre el cuerpo del pene
  • hipospadias penescrotal: la uretra se localiza cerca del escroto (la bolsa de piel suelta que contiene a los testículos)

 
Los hipospadias glanular, coronal y subcoronal son los tipos más comunes.
 
Si su hijo padece de hipospadias, es posible que también tenga otros problemas asociados, entre los que se incluyen:
 

  • prepucio cubierto: el prepucio no se desarrolla correctamente sobre la parte inferior del pene de su hijo lo cual crea una capucha de piel en su extremo

 

  • encordamiento: la piel de la parte inferior del pene de su hijo se encuentra tan tirante que el pene aparece curvado o doblado, particularmente cuando está erecto

 
Cuanto más atrás se localice el orificio uretral de su hijo, tanto más graves serán los problemas que esto ocasione.
 

Síntomas del hipospadias

 
Usted puede notar que la orina de su hijo no sale por la punta de su pene. Sin embargo, esto puede ser difícil de detectar si su hijo usa pañales o si la anomalía es muy leve. Si tiene dudas, consulte a su médico de cabecera.           
 
A medida que su hijo crece, puede resultarle difícil direccionar el chorro de orina y puede necesitar sentarse para orinar. Además, durante las  erecciones su pene puede curvarse y molestarle, lo cual dificultará sus relaciones sexuales en la adultez.
 

Complicaciones del hipospadias

 
El hipospadias también puede estar asociado a otras anomalías, las más comunes son:
 

  • testículos no descendidos: esto ocurre cuando los testículos de su hijo no se descienden dentro del escroto, donde ambos deben estar para cuando el niño tenga un año de edad

 

  • hernia inguinal: aparece una protuberancia en la ingle de su hijo que ocurre cuando parte de sus intestinos empujan en una zona donde los músculos de su pared abdominal están debilitados

 
En muy raras ocasiones, una combinación de hipospadias y testículos no descendidos puede ser un signo de hermafroditismo. Esto ocurre cuando un desorden subyacente del desarrollo sexual origina dudas sobre el género de un niño. Para más información, consulte a su médico de cabecera.
 

Causas del hipospadias

 
En la actualidad, no se entienden por completo las causas puntuales del hipospadias. Sin embargo, se piensa que podría estar relacionado con los siguientes factores:
 

  • Factores genéticos: la anomalía puede heredarse en la familia

 

  • Factores ambientales, tales como productos químicos que emulan nuestras hormonas o interfieren con su funcionamiento normal. Estos productos químicos pueden encontrarse en algunos productos de uso cotidiano, tales como plásticos, pesticidas y algunos alimentos y bebidas tales como leche de vaca y productos derivados de la soja

 

  • La exposición a determinadas hormonas dentro del útero. Los varones tienen cinco veces mayor probabilidad de padecer hipospadias si fueron concebidos mediante fertilización in vitro (FIV)

 

  • Nacimiento prematuro con bajo peso. Sin embargo, no se conocen las causas precisas de esta anomalía en los niños prematuros.

 
Diagnóstico del hipospadias

 
Habitualmente el hipospadias se detecta durante la primera revisión médica de su hijo (examen posnatal).  Sin embargo si el niño padece un hipospadias muy leve de tipo glanular, es posible que la anomalía no sea diagnosticada hasta que el niño sea mayor.
 
Una vez diagnosticado con hipospadias, su hijo será remitido a un urólogo infantil para recibir tratamiento. Un urólogo infantil es un  médico que se especializa en la identificación y el tratamiento de afecciones del tracto urinario en niños.
 
Si su hijo padece un tipo de hipospadias más grave, puede necesitar una ecografía para examinar sus riñones y su vejiga con el fin de verificar que estén funcionando correctamente.
 

Tratamiento del hipospadias

 
Si su hijo padece un hipospadias leve de tipo glanular, puede no necesitar ningún tratamiento más que el control periódico.
 

Cirugía

Las formas más graves de hipospadias se tratan con cirugía correctiva. Esta cirugía se lleva a cabo habitualmente cuando su hijo tiene entre 10 y 18 meses de edad. De otro modo,  la cirugía puede realizarse alrededor de los cuatro años de edad, antes de que su hijo ingrese a la escuela. Sin embargo, algunos padres eligen dejar la operación para cuando su hijo sea lo suficientemente grande como para decidir por sí mismo.
 
La cirugía tiene como objetivo:
 

  • Crear un orificio uretral en el extremo del pene de su hijo
  • Enderezar el pene
  • Permitir que su hijo pueda orinar de pie
  • Hacer que el pene de su hijo luzca tan normal como sea posible

 
 
 
Si su hijo padece hipospadias leve, normalmente necesitará una sola operación. Sin embargo, si padece un hipospadias de tipo más grave, puede necesitar dos operaciones independientes. Normalmente, estas operaciones se realizan con seis meses de diferencia entre sí.
 
Para obtener más información, consulte nuestra hoja informativa sobre corrección quirúrgica del hipospadias.
 

Consideraciones especiales

 
La piel del prepucio de su hijo puede usarse en la cirugía para reconstruir su uretra, por lo tanto es importante que el niño no sea circuncidado antes de esta operación.

Esta sección contiene respuestas a preguntas comunes sobre este tema. Las preguntas fueron sugeridas por profesionales de la salud, comentarios en el sitio web y consultas por correo electrónico. Vea nuestras respuestas a preguntas comunes sobre el hipospadias, incluyendo:
 
¿Cómo sabré si mi hijo padece hipospadias?
¿El número de niños que nacen con hipospadias aún está en aumento?
¿Mi hijo necesita una operación para corregir su hipospadias?

 
¿Cómo sabré si mi hijo padece hipospadias?

 
Puede resultar bastante complicado detectar si su hijo tiene hipospadias, en particular si aún usa pañales o su anomalía es muy leve. Sin  embargo, existen algunas pocas cosas en las que usted puede fijarse.
 

Explicación

El hipospadias es una anomalía congénita, lo cual quiere decir que su hijo nace con ella. Es por ello que no necesariamente presenta síntomas ni aparecen cambios que usted note. La detección de hipospadias con frecuencia se dificulta aún más si su hijo usa pañales o su anomalía es muy leve.
 
No obstante, hay ciertos signos y síntomas a tener en cuenta. Cuando es bebé, usted puede notar que la orina no sale del centro de la punta del pene de  su hijo (glande). Puede salir justo por debajo del glande o aún más abajo del cuerpo del pene. Además, puede tener el prepucio cubierto o su pene puede no quedar recto. Según sea la gravedad de la anomalía que padece su hijo, estos signos y síntomas pueden ser leves o muy notorios.
 
A medida que su hijo crece, puede resultarle difícil ir al baño en posición de pie. Si su  orificio uretral está localizado más abajo cerca de la base del pene puede serle difícil direccionar y apuntar el chorro de orina dentro de un mingitorio o el orificio puede estar tan abajo que no pueda hacer esto en lo absoluto y necesite sentarse para ir al baño.
 
Si usted tiene cualquier inquietud relacionada con el pene de su hijo, es importante que consulte a su médico de cabecera tan pronto como sea posible.
 

¿El número de niños que nacen con hipospadias aún está en aumento?

 
El número de niños nacidos con hìpospadias en el Reino Unido y Europa se incrementó desde la década de 1960 hasta la década de 1980, pero desde entonces estos números se han mantenido estables.
 

Explicación

Durante las décadas de 1960, 1970 y 1980  hubo un aumento en el número de niños nacidos con hipospadias en el Reino Unido y Europa, con un pico que se produjo en el año 1983. Un informe reciente sugiere que esta tendencia ya no continúa.
 
Los doctores no están seguros de por qué se incrementó el número de niños con hipospadias. Al principio se supuso que este incremento fue el resultado de una mayor tasa de detección pero esto por sí mismo no explica el aumento.
 
Se han planteado varias teorías distintas para explicar este aumento, incluyendo la presencia de productos químicos en nuestro entorno que interfieren con nuestras hormonas así como la exposición a hormonas en el útero materno.
 

¿Mi hijo necesita una operación para corregir su hipospadias?

 
La cirugía no siempre resulta necesaria para corregir el hipospadias, en especial en los casos leves. El urólogo infantil de su hijo podrá aconsejarle cuál es la mejor opción de tratamiento.
 

Explicación

El hipospadias puede afectar el pene de su hijo en diferentes grados, según sea el lugar donde se localice el orificio uretral. Puede variar desde el hipospadias glanular, cuando el orificio se ubica dentro de la cabeza del pene (glande) hasta el hipospadias penescrotal, cuando el orificio está cerca del escroto.
 
Los tipos de hipospadias leves, tales como el hipospadias glanular, pueden no requerir ningún otro  tratamiento más que un seguimiento cuidadoso. Sin embargo, otros tipos más graves de hipospadias, tales como el hipospadias medio peneano o el hipospadias penescrotal, pueden requerir cirugía correctiva. Esto no es solamente debido a las dificultades que su hijo tendrá para dirigir su chorro de orina, sino también debido a otras complicaciones asociadas tales como el encordamiento.
 
El encordamiento se manifiesta cuando la piel de la parte inferior del pene de su hijo se encuentra tan tirante que el pene aparece curvado o doblado, particularmente cuando está erecto.
Si usted está preocupado al respecto, consulte con su médico para saber cuál es el tratamiento que resulta más adecuado para su hijo.

Más información

Fuentes

  • Davenport M. ABC of General Surgery in Children: Problems with the penis and prepuce. BMJ 1996; 312:299–301. www.bmj.com An Assessment and Analysis of Surveillance Data on Hypospadias in Europe.
  • Eurocat. www.eurocat-network.eu, publicado en 2003
  • Hipospadias. eMedicine. www.emedicine.medscape.com, publicado en 2009
  • Hypospadias – patient information guide.  British association of plastic reconstructive and aesthetic surgeons. www.bapras.org.uk, consultado el 19 de abril de 2010
  • Personal Communication, Mr Mark Woodward, Consultor Urólogo Infantil , Bristol Children's Hospital, 16 de junio de 2010

 

Temas relacionados

  • Corrección quirúrgica del hipospadias

 
 
Esta información fue publicada por el equipo de información sobre salud de Bupa, y está basada en fuentes acreditadas de evidencia médica. Ha sido sometida a revisión por pares, por parte de médicos de Bupa. Este contenido se presenta únicamente con fines de información general y no reemplaza la necesidad de consulta personal con un profesional de la salud calificado.
 
Fecha de publicación: agosto de 2010.
 
 
 
 
 

¿Cansado de las esperas?

Cuando se trata de su salud las esperas son eternas, por eso en Bupa las reducimos al mínimo

desde US$21.65/Mes

Cotizar en línea

O consulte nuestros planes

Planes de salud Bupa

Artículos relacionados

  La estenosis pilórica es una afección que se desarrolla en bebés en los primeros meses de nacidos. Implica que parte del aparato digestivo del beb...
Publicado por el equipo de Bupa de información sobre la salud, diciembre de 2011. Esta hoja informativa está destinada a las personas que padecen de sarampión, o a quienes deseen...