La muerte en la cuna es cuando un bebé menor de un año de nacido muere repentina e inesperadamente. Si la muerte sigue siendo inexplicable después de investigarla profundamente, el término médico usado es síndrome de muerte infantil súbita (SMIS). También es conocida como muerte súbita inesperada del lactante (MSIL).
 
Acerca de la muerte en la cuna
¿Qué ocurre tras una muerte en la cuna?
Causas de muerte en la cuna
Reducir el riesgo de muerte en la cuna
Vivir tras la pérdida de un hijo causada por la muerte en la cuna
Tener otro hijo
 

Acerca de la muerte en la cuna

En el Reino Unido, alrededor de 300 bebés mueren repentina e inesperadamente cada año. La muerte en la cuna puede ocurrirle a cualquier bebé. Pero es más frecuente en bebés entre uno y tres meses de edad, en bebés prematuros y en bebés con bajo peso al nacer. Además es más frecuente en bebés varones.
 
La mayoría de los casos de muerte en la cuna sucede cuando el bebé está dormido en su cuna por la noche. Sin embargo, puede suceder en cualquier momento que el bebé esté dormido, como cuando está en un cochecito o incluso en sus brazos. A veces, también puede suceder cuando su bebé no está dormido; algunos bebés han muerto cuando están alimentándose.
 

¿Qué ocurre tras una muerte en la cuna?

Si su bebé tenía hermanos mellizos, trillizos o más, sus hermanitos (otros bebés) serán generalmente internados en observación en el hospital.
 
Se llevará a cabo una investigación exhaustiva para tratar de descubrir por qué murió su bebé y para recopilar información que pudiera ayudar a prevenir las muertes en la cuna en el futuro. Esta investigación es el procedimiento normal en todos los casos de muerte en la cuna y no implica de ninguna manera sospecha o culpabilidad por la muerte de su bebé.
 
En la investigación participan diversas personas, incluyendo un médico forense (un oficial encargado de investigar muertes súbitas e inesperadas), médicos de cabecera, pediatras (médicos especializados en la salud de los niños), trabajadores sociales, oficiales de la policía, visitadores sanitarios y parteras.
 
Cuando se dispone de los resultados completos de la investigación, tendrá lugar una reunión de discusión del caso a la que acudirán todas las personas involucradas en la investigación. Esta reunión puede tener lugar hasta 12 semanas después de la muerte de su bebé.
 
Se le mantendrá informado en todo momento del procedimiento y progreso de la investigación. Al finalizar la investigación, un médico generalmente le explicará las conclusiones.
 
Si se descubre una causa específica de muerte, esta constará en el certificado de defunción. Si la causa de muerte sigue siendo inexplicable después de la investigación, la muerte queda normalmente registrada como SMIS o MSIL. A veces se usará el término "causa indeterminada".


 

Causas de muerte en la cuna

 

Causas identificadas

Menos de la mitad de todas las muertes en la cuna tienen una causa específica. Las posibles causas incluyen una infección grave, un accidente, o un problema previamente desconocido con el que nació su bebé (una afección congénita) como, por ejemplo, un problema en el corazón o los pulmones.
 

SMIS

Si no se puede determinar una causa específica para explicar la muerte de su bebé, se define como SMIS o MSIL. Las investigaciones sugieren que hay muchos factores distintos que pueden estar asociados al SMIS. Se cree que estos factores no causan efectivamente el SMIS, sino que hacen que su bebé corra más riesgo. Estos factores incluyen:
 

  • colocar a su bebé boca abajo cuando duerme
  • fumar en la misma habitación que su bebé
  • alergias
  • infecciones bacterianas o virales
  • afecciones genéticas desconocidas
  • problemas en el área del cerebro que controla la respiración
  • ritmo cardíaco irregular
  • asfixia accidental
  • exceso de temperatura

 

Reducir el riesgo de muerte en la cuna

En 1991, la Fundación para el Estudio de Muertes Infantiles (Foundation for the Study of Infant Deaths - FSID) y el Departamento de Salud, lanzaron una campaña para reducir el riesgo de muerte en la cuna. Las recomendaciones de la campaña han ayudado a reducir en casi tres cuartos el número reportado de muertes en la cuna en el Reino Unido.
 

Enfermedad

 

  • Si su bebé no está bien, consulte a un médico de inmediato.
  • Si su bebé tiene temperatura alta, procure mantenerlo fresco.

 

Fumar

Se sabe que la exposición al humo del cigarrillo (durante el embarazo y después del nacimiento) aumenta el riesgo de muerte en la cuna. Si un bebé vive en un hogar con más de un fumador, su riesgo de muerte en la cuna es más del doble.
 

  • No fume durante el embarazo; esto es válido tanto para madres como para padres.
  • No permita que nadie fume en la misma habitación que su bebé; pídales que fumen afuera.
  • No comparta la cama con su bebé si usted o su pareja fuma.

 

A la hora de dormir

Durante los primeros seis meses, el lugar más seguro para que su bebé duerma es en una cuna en la habitación de los padres.
 

  • Siempre acueste a su bebé boca arriba (sobre su espalda) para dormir.
  • Coloque a su bebé con sus pies al pie de la cuna para evitar que pueda deslizarse hacia abajo  y terminar con la cabeza tapada por la colcha.
  • No se quede dormido sentado o recostado en un sofá o en una silla con su bebé en brazos.
  • No permita que su bebé duerma con una almohada.
  • Use un colchón firme con una funda impermeable para la cuna de su bebé.
  • Siempre asegúrese de que la ropa de cama está ajustada firmemente.
  • Asegúrese de que la cabeza de su bebé no esté cubierta con la ropa de cama.

 
No comparta la cama con su bebé si usted o su pareja:
 

  • han bebido alcohol
  • han tomado medicamentos que producen somnolencia
  • están muy cansados

 

Chupetes

Hay estudios que sugieren que darle a su bebé un chupete cuando lo acomoda para dormir puede ayudar a reducir el riesgo de muerte en la cuna. No obstante, se necesitan más estudios sobre este tema antes de poder hacer recomendaciones oficiales acerca de los riesgos y beneficios del uso de chupetes.
 
Si usted está amamantando, no le dé un chupete a su bebé hasta alrededor del mes e intente limitar el uso del chupete en forma gradual cuando su bebé tenga entre seis y 12 meses para evitar problemas dentales.
 

Lactancia materna

Los bebés que son amamantados tienen menor probabilidad de morir de muerte en la cuna que los bebés que solo se alimentan de leche de fórmula.

 
Temperatura

Mantenga a su bebé a la temperatura correcta.
 

  • La temperatura ambiente ideal para su bebé es 18°C  (una variación entre 16 y 20°C es aceptable).
  • Mantenga descubierta la cabeza de su bebé.
  • Toque el abdomen (barriga) de su bebé para ver si tiene la temperatura correcta. Si está muy caliente o si su bebé está sudando, quite alguna ropa de cama o de vestir. Es normal que los bebés tengan las manos y los pies fríos.
  • Al entrar a la casa, siempre quítele a su bebé la ropa que usó para estar afuera, incluso si eso implica que lo debe despertar.
  • No permita que su bebé duerma con una bolsa de agua caliente o una manta eléctrica, cerca de un radiador, un calentador o una chimenea, ni bajo la luz directa del sol.
  • No use acolchados o edredones si su bebé tiene menos de 12 meses de nacido.
  • Las bolsas de dormir para bebés son una buena opción en lugar de sábanas y frazadas. Asegúrese de obtener el tamaño y grosor correctos e infórmese sobre el tipo de ropa que su bebé debe usar cuando está en la bolsa de dormir. Siempre verifique las recomendaciones del fabricante para asegurar que su bebé no tenga exceso de temperatura.

 
Monitores de respiración para bebés

No existe evidencia de que los monitores de movimiento o respiración ayuden a prevenir la muerte en la cuna y solamente deben usarse con la supervisión de un médico. Estos monitores pueden proporcionar una falsa sensación de seguridad y aumentar la ansiedad.
 

Vivir tras la pérdida de un hijo causada por la muerte en la cuna  

Aunque se tomen todas las precauciones posibles, los bebés pueden morir y mueren de muerte en la cuna. A menudo sentirá muchas emociones distintas, incluyendo sentimientos abrumadores de culpa y enojo. La familia y los amigos pueden ser una valiosa fuente de ayuda y consuelo en estos momentos difíciles. También pueden ayudar en asuntos concretos como, por ejemplo, cuidar a sus otros hijos, preparar las comidas o hacer las compras.
 
Las organizaciones benéficas, grupos y asociaciones de apoyo específicos pueden brindar asesoramiento y ayuda para las familias afectadas por una muerte en la cuna. También puede ser útil hablar con un orientador especializado en ayudar a las personas a afrontar la aflicción.
 
Su médico de cabecera o visitador sanitario puede ayudarle a encontrar un orientador o un grupo de apoyo en su localidad.
 

Tener otro hijo

La decisión de tener otro hijo después de la pérdida de un bebé tras una muerte en la cuna, no es fácil. Usted sabrá si, y cuándo, está listo y cuándo es el momento correcto para usted.
 
Muchas localidades cuentan con planes de Cuidado del Próximo Bebé (Care of the next infant o CONI). Estos planes ofrecen asesoramiento, apoyo y mayor supervisión de su nuevo bebé y visitas frecuentes de control. Pregunte a su médico de cabecera o partera si hay un plan CONI en su localidad. Si no hay, es posible que las autoridades sanitarias de su localidad tengan un plan similar y puedan ofrecerle apoyo adicional durante su embarazo y después del nacimiento de su nuevo hijo.

Esta sección contiene respuestas a preguntas comunes sobre este tema. Las preguntas fueron sugeridas por profesionales de la salud, comentarios en el sitio web y consultas por correo electrónico.
 

  • He perdido un hijo a causa de la muerte en la cuna y estoy embarazada de nuevo. ¿Es probable que pierda otro bebé a causa de la muerte en la cuna?
  • Acabo de perder mi bebé a causa de la muerte en la cuna y me han dicho que hay que realizarle una autopsia. ¿Por qué? ¿Qué podría implicar esto?
  • ¿Es seguro usar equipos de segunda mano para el bebé, como colchones y bolsas de dormir?

 
 
He perdido un hijo a causa de la muerte en la cuna y estoy embarazada de nuevo. ¿Es probable que pierda otro bebé a causa de la muerte en la cuna?
Es muy poco común que la muerte en la cuna suceda dos veces en la misma familia. En ciertas ocasiones un trastorno heredado, como un problema en el corazón, podría causar que más de un bebé muriera inesperadamente.
 
Explicación
Si se estableció una causa de muerte del bebé que usted perdió anteriormente, hable con su médico o partera sobre cualquier examen o precaución que podría ser adecuada durante el embarazo y después del nacimiento del nuevo bebé.
La partera podrá ofrecerle apoyo y asesoramiento adicional durante el transcurso de su embarazo. Pregúntele si existe un programa adecuado de apoyo en su localidad que pudiera ofrecer apoyo e información adicional.
 
CONI (Cuidado del próximo bebé) es un programa establecido y fundado conjuntamente por la Fundación para el Estudio de Muertes Infantiles (FSID) y los servicios locales de salud, con el fin de apoyar a familias que han sufrido la pérdida de un bebé por muerte en la cuna, a prepararse para su próximo hijo. El programa CONI está disponible en 194 centros en los servicios de salud de Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte. El Scottish Cot Death Trust (Fondo escocés para la muerte en la cuna) ofrece los servicios de profesionales de atención médica en toda Escocia.
 
Durante su embarazo y después del nacimiento de su bebé, el programa CONI puede brindarle los siguientes servicios.
 

  • Visitas periódicas (semanales) de un visitador sanitario con experiencia hasta que su nuevo bebé tenga seis meses de nacido o dos meses más que el bebé que perdió.
  • Diarios para anotar sus inquietudes y cualquier síntoma que note en su bebé que a usted le pudiera preocupar. Luego puede discutir lo que anotó en su diario con el visitador sanitario en las visitas periódicas. Esto puede ayudar a identificar cualquier problema o a reafirmarle que todo está bien.
  • Tablas de peso para ayudarle a llevar un registro del crecimiento y desarrollo de su bebé.
  • Termómetros de temperatura ambiente para asegurar que la habitación de su bebé (o cualquier otra habitación en la que duerme su bebé) tenga la temperatura correcta (16 a 20°C).
  • Monitores de movimiento (respiración) que le alertan si su bebé deja de moverse (respirar) durante cierto lapso de tiempo. Sin embargo, existen opiniones encontradas sobre la utilidad de estos monitores; por ejemplo, pueden darle una falsa sensación de seguridad o aumentar su ansiedad.

 
 
Acabo de perder mi bebé a causa de la muerte en la cuna y me han dicho que hay que realizarle una autopsia. ¿Por qué? ¿Qué podría implicar esto?
Perder un bebé por muerte en la cuna y enterarse de que se debe realizar una autopsia puede ser muy perturbador. No obstante, es importante recordar que este es el procedimiento normal en esta situación. Una autopsia consiste en una serie de exámenes y pruebas, cuyo objetivo es ayudar a establecer por qué murió su bebé.
 
Explicación
Según las directrices nacionales, las autoridades sanitarias tienen la obligación de investigar exhaustivamente los casos de muerte en la cuna.
 
Después de una muerte en la cuna, un oficial de la policía especialmente capacitado y un pediatra normalmente visitarán el lugar donde sucedió y hablarán con usted para conocer las circunstancias de la muerte de su bebé (por ejemplo, el lugar y la hora), así como la historia clínica de su bebé y de la familia. También es probable que se le pida información a otras personas que han estado en contacto con su bebé (como parteras, visitadores sanitarios o médicos de cabecera). Un médico forense solicitará una autopsia que será realizada por un patólogo (un médico especializado en determinar las causas de muerte) especialmente capacitado.
 
El propósito principal de la autopsia es determinar si existió una causa identificable de la muerte de su bebé como, por ejemplo, una infección bacteriana o viral o un problema con uno de los órganos de su bebé (por ejemplo, el corazón, los pulmones o el cerebro).
 
La autopsia en general se realizará en las 48 horas posteriores a la muerte de su bebé. Es posible que los resultados completos de una autopsia demoren varias semanas debido al tiempo que lleva realizar los análisis de laboratorio. Sin embargo, esto no significa que usted debe esperar ese tiempo antes de realizar un funeral. Usted puede coordinar el funeral  tan pronto como se haya finalizado la autopsia.
 
Un patólogo realizará un examen detallado externo e interno de su bebé y buscará signos de alguna enfermedad. Tomará muestras de sangre, orina y pequeñas muestras de tejido (como del hígado y riñón) para examinarlos más adelante. Es posible que se le pida autorización para tomar muestras del tejido del cerebro; esta es a menudo la fuente más importante de información y puede, por consiguiente, ser una de las partes más útiles de la autopsia.
 
Los científicos están desarrollando continuamente nuevas técnicas de examen. Es posible que al observar las muestras del tejido de muchos bebés mediante estas nuevas técnicas, se logre comprender mejor las causas de la muerte en la cuna y cómo prevenirla.
Es importante recordar que las autopsias se llevan a cabo en todos los casos de muerte inesperada y su bebé será tratado en todo momento con sumo cuidado, respeto y dignidad. Una autopsia es la forma más probable de descubrir por qué murió su bebé. Sin embargo, algunas veces, a pesar de la autopsia e investigación exhaustiva, la causa exacta de la muerte permanecerá desconocida.
 
¿Es seguro usar equipos de segunda mano para el bebé como colchones y bolsas de dormir?
Lo ideal sería comprar un nuevo colchón para un nuevo bebé. Se ha demostrado que existe una relación entre el uso de colchones de segunda mano y la muerte en la cuna. Las bolsas de dormir (nuevas o de segunda mano) pueden usarse con seguridad siempre que sean del tamaño correcto para su bebé y tengan el grosor correcto para la temperatura de la habitación donde duerme su bebé.
 
Explicación
La relación entre colchones de segunda mano y muerte en la cuna es más evidente con colchones que provienen de otro hogar (por ejemplo, comprados o regalados de segunda mano). Pero también existe un elevado riesgo de muerte en la cuna si usted vuelve a usar un colchón que fue comprado nuevo para un hijo mayor en su propio hogar.
 
Se ha sugerido que las infecciones bacterianas podrían influir en la muerte en la cuna. Diversos estudios han identificado al estafilococo dorado (Staphylococcus aureus), un tipo de bacteria, como una posible causa de muerte en la cuna. Se ha hallado estafilococo dorado en colchones usados pero todavía no se sabe si la presencia de esta bacteria en los colchones usados puede ser una causa directa de la muerte en la cuna.
 
Lo ideal sería comprar un nuevo colchón para un nuevo bebé. Sin embargo, si usted debe volver a usar un colchón, hágalo solamente si:
 

  • el colchón fue fabricado con una funda impermeable
  • la funda del colchón está en buenas condiciones: no está rota, descosida ni tiene orificios
  • el colchón es firme, no se hunde en ningún lado y se ajusta perfectamente a la cuna sin dejar espacios vacíos
  • usted lava y seca el colchón muy bien antes de usarlo

 
Una bolsa de dormir para bebés, de segunda mano, es una alternativa segura en lugar de la ropa de cama tradicional (sábanas y frazadas) para cuna, siempre que:
 

  • se lave muy bien antes de usar
  • no tenga capucha
  • sea del tamaño correcto para su bebé (en especial, la abertura para el cuello debe ser del tamaño correcto)
  • tenga el grosor correcto (la clasificación de gramaje sea adecuada para la época del año)
  • su bebé tenga la ropa adecuada debajo de la bolsa de dormir

 
Al igual que con otros tipos de ropa de cama, es importante asegurarse de que su bebé no tenga exceso de temperatura y que su cabeza permanezca descubierta. Si va a comprar una bolsa de dormir de segunda mano, es importante que conozca el rango de edad para la que fue hecha y la clasificación de resistencia térmica que tiene. También es importante conocer el tipo de ropa que su bebé debe tener puesta cuando usa la bolsa de dormir, por ejemplo, solo una camiseta o una camiseta y la parte superior de un pijama. Existen distintas recomendaciones sobre las prendas de vestir según la clasificación de gramaje de la bolsa de dormir y la temperatura ambiente de la habitación donde su bebé duerme. Esta información debe aparecer en el sitio web del fabricante.

Más información

 

  • Foundation for the Study of Infant Deaths (FSID)

0808 802 6868
www.fsid.org.uk
 

  • Scottish Cot Death Trust

0141 357 3946

www.scottishcotdeathtrust.org
 

Fuentes

 

  • Reduce the risk of cot death. Scottish Cot Death Trust, 2011. www.scottishcotdeathtrust.org
  • Sudden infant death syndrome. eMedicine. www.emedicine.medscape.com, consultado el 17 de noviembre de 2010
  • Advice for professionals. Foundation for the Study of Infant Deaths (FSID). www.fsid.org.uk, consultado el 17 de noviembre de 2010
  • Statistical bulletin: Unexplained deaths in infancy, England and Wales. Office for National Statistics, agosto de 2010, www.statistics.gov.uk
  • What is cot death? Scottish Cot Death Trust. www.scottishcotdeathtrust.org, consultado el 17 de noviembre de 2010
  • Looking after your baby. Foundation for the Study of Infant Deaths (FSID). www.fsid.org.uk, consultado el 17 de noviembre de 2010
  • The Royal College of Paediatrics and Child Health and the Royal College of Pathologists. Sudden unexpected death in infancy. A multi-agency protocol for care and investigation. 2004. www.rcpch.ac.uk
  • Postnatal care: Routine postnatal care of women and their babies. The National Collaborating Centre for Primary Care, 2006, www.nice.org.uk
  • Weber MA, Klein NJ, Hartley JC, et al. Infection and sudden unexpected death in infancy: A systematic retrospective case review. Lancet 2008; 371(9627):1848–53.
  • Allergic reactions and SIDS. Foundation for the Study of Infant Deaths (FSID). www.fsid.org.uk, consultado el 17 de noviembre de 2010
  • Reduce the risk of cot death (Edición del 2009). Department of Health, marzo de 2009.  www.dh.gov.uk
  • Passive smoking and children: A report by the tobacco advisory group of the Royal College of Physicians. Royal College of Physicians, marzo de 2010, www.rcplondon.ac.uk
  • Pacifier (dummy) use and sudden infant death. Bandolier. www.medicine.ox.ac.uk, consultado el 22 de noviembre de 2010
  • Vennemann MM, Bajanowski T, Brinkmann B, et al. Does breastfeeding reduce the risk of sudden infant death syndrome? Pediatrics 2009; 123(3):406–10. doi:10.1542/peds.2008-2145
  • The pregnancy book. Department of Health, 2009, www.dh.gov.uk
  • Next infant support programme. Scottish Cot Death Trust. www.scottishcotdeathtrust.org, consultado el 17 de noviembre de 2010
  • Working together to safeguard children: A guide to inter-agency working to safeguard and promote the welfare of children. Hm Government Department for Children Schools and Families, 2010, www.education.gov.uk

¿Aún no tiene diagnóstico?

En Bupa le damos un diagnóstico antes que nadie e inciará el tratamiento nada más conocerlo

desde US$21.65/Mes

Cotizar en línea

O consulte nuestros planes

Planes de salud Bupa

Artículos relacionados

Los cólicos son motivo de llanto inconsolable en un bebé recién nacido sin otro problema de salud. Un bebé con cólicos llora con más...
El asma es una enfermedad común que afecta las vías respiratorias y provoca dificultad para respirar. La mayoría de las personas con asma que reciben el tratamiento adecuado...