Pasar al contenido principal

Control de la ira

Compartir     
Cómo controlar la ira

0 Minutos de lectura

Ira: probablemente la haya sentido alguna vez en algún momento y en diferentes grados durante su vida.  Es una emoción humana natural, como la alegría, tristeza y el miedo y, en la mayoría de las personas, se mantiene dentro de un rango seguro y saludable. 

Sin embargo, para algunos, los episodios frecuentes e intensos de ira pueden interferir gravemente con su vida cotidiana y llevar a una conducta destructiva. Entonces, ¿cómo controlar la ira? Comprenderla y obtener la ayuda adecuada para comenzar a controlarla puede marcar una diferencia grande y duradera.

Ira, ira en todos lados

Una encuesta realizada recientemente en el Reino Unido reveló que la mayoría de las personas cree que, como nación, nos enojamos más. Más de una de cada 10 personas dice que tienen problemas para controlar su ira, pero de ellas, menos de una de cada siete admite buscar ayuda para sus problemas. Esto puede significar que, en la población general, la ira está gravemente descontrolada y, como resultado, puede tener efectos perjudiciales en la familia, el trabajo y el bienestar general para muchas personas.

¿Qué te molesta?

Todas las personas se enojan por cosas diferentes. En la sociedad actual, la hora pico, las fallas tecnológicas y las relaciones turbulentas con amigos, seres queridos y colegas de trabajo son fuentes comunes de ira. A pesar de que estas situaciones son modernas, los desencadenantes subyacentes son muy similares a los de nuestros ancestros.

Por ejemplo, puede enojarse si usted o sus seres queridos están bajo amenaza física, si está perdiendo una lucha por recursos o si alguien intenta destruir un principio que usted sostiene. La ira ha evolucionado para mantener su cuerpo y mente estimulados y listos para la acción en situaciones estresantes.

Ponerse rojo de ira

Cuando algo lo enoja, puede sentir diversas emociones. Estas pueden tener un impacto fisiológico directo sobre el resto de su cuerpo: su corazón comienza a latir más rápido; su presión arterial y temperatura aumentan; su frecuencia respiratoria aumenta y suda más.
 
Cada persona expresa la ira de manera diferente. Es posible que reacciones inmediatamente a lo que haya causado su ira o que reprima sus sentimientos completamente. Acumular la ira puede causar que explote cuando se enfrente a situaciones difíciles: algunas personas describen este sentimiento como “ponerse rojo de ira”.
 
La mayoría de las personas pueden controlar su ira, pero si siente que no puede controlar su temperamento o si lo afecta, pídale consejo a su médico de cabecera.

Consecuencias de la ira: a un paso del peligro

Los efectos físicos de la ira pueden afectar su salud a corto y largo plazo. Los períodos regulares e intensos de ira pueden causar problemas con:  

  • la digestión, al contribuir con el desarrollo de enfermedades como la colitis ulcerativa (inflamación y úlceras en el recubrimiento del intestino grueso), gastritis (inflamación del recubrimiento del estómago) o síndrome de intestino irritable
     
  • el sistema inmunitario, lo que provoca que sea más susceptible a contagiarse del virus gripal y disminuye la velocidad para recuperarse de accidentes u operaciones
     
  • el corazón y el sistema circulatorio, al aumentar el riesgo de tener una cardiopatía o un accidente cerebrovascular
     
  • bienestar mental, incluida la depresión, adicción, autoflagelación, compulsión y conducta acosadora

Si su ira le está causando problemas, es posible que le recomienden un tratamiento que puede incluir medicamentos.

No explote, deje que se le pase


Autoayuda

La vida puede ser estresante a veces y es fácil que aumenten las presiones. Puede tratar de hacer pequeños cambios en su estilo de vida si tiene un problema de ira. Por ejemplo, la falta de algunos nutrientes pueden hacer que se sienta irritable y débil. Trate de comer una dieta sana y balanceada, duerma lo suficiente y dese premios y recompensas por las acciones, actitudes y pensamientos positivos. Además, no beba alcohol en exceso ni use drogas ilícitas (especialmente estimulantes, como anfetaminas y cocaína), ya que esto aumentará el riesgo de desarrollar un problema de ira.
 
Incluso las cosas más simples, como un baño relajante y caminar al aire libre o leer un buen libro pueden ayudar. Hacer ejercicio puede prevenir la acumulación de tensión en su cuerpo y mejorar su autoestima. Trate de hacer algo que disfrute, como bailar o hacer gimnasia para descargarse.
 

Programas de control de la ira

Estos son sesiones planificadas diseñadas para personas que pueden tener un episodio violento o que han sido violentos en el pasado y ahora no se sienten capaces de hacer cambios en su comportamiento. Es posible que le ofrezcan consejería personalizada o trabajo en grupo para ayudar a superar sus problemas de ira. Algunos cursos son talleres de un día y otros pueden tener lugar durante un período de semanas o meses.
 

Ayuda profesional

La terapia conductual es un tipo de terapia que ayuda a modificar la forma en que usted piensa acerca de las situaciones y en qu ese comporta de manera diferente. No solo mira su comportamiento pasado, sino que también se concentra en las formas de mejorar sus mecanismos de afrontamiento para ayudarle en el futuro.

Consejos para controlar la ira

¿Cómo controlar la ira? Estas son algunas pautas para aprender gradualmente a hacerlo:

  • Cálmese. Cuando comience a sentir que aparecen los primeros indicios de ira dentro de usted, deténgase y piense un momento. Esto le dará tiempo para reflexionar acerca de la situación y considerar cómo puede responder mejor. Como dice el antiguo dicho: ‘Contenga la respiración y cuente hasta 10 antes de decir nada’.
     
  • Camine. Si se siente muy enojado para hablar o está considerando la violencia hacia otra persona, puede ser mejor retirarse de la situación. Trate de pensar qué es lo que lo enoja para saber cuándo no debe involucrarse.
     
  • Resuelva los asuntos inconclusos. Esto es importante a largo plazo. Si puede comprender por qué se enoja tanto, puede tratar de resolver los problemas pasados y prevenir la acumulación de ira en el futuro.
     
  • Sea constructivo, no destructivo. Cuando está irritado por algo, tome el control de sus sentimientos y dígales a las personas por qué está enojado. Si habla lento y claro, y solicita en lugar de ordenar, los demás respetarán su argumento y escucharán lo que tiene para decir.


Temas Relacionados

  • Trastornos de ansiedad
  • Terapia cognitivo-conductual
  • Cómo hacer frente a situaciones que cambian la vida
  • Enfermedad coronaria
  • Depresión
  • Alimentación saludable
  • ¿Cuántas horas necesita dormir?
  • Síndrome del intestino irritable
  • Estrés
  • Accidente cerebrovascular
  • Colitis ulcerosa
  • Estrés relacionado con el trabajo
     

Más información

  • Mind

            0845 766 0163
            www.mind.org.uk

  • SupportLine

            01708 765200
            www.supportline.org.uk

  • British Association of Anger Management

            0845 1300 286
            www.angermanage.co.uk

Fuentes

  • Boiling point: problem anger and what we can do about it. Mental Health Foundation.
  • How to deal with anger. Mind. www.mind.org.uk
  • Anger management therapy. British Association of Anger Management. www.angermanage.co.uk
  • Personal communication, Dr Lars Davidsson, Consultant Psychiatrist, Spire Wellesley Hospital Southend

Esta información fue publicada por el equipo de Bupa de información sobre la salud y está basada en fuentes acreditadas de evidencia médica. Ha sido sometida a revisión por médicos de Bupa. Este contenido se presenta únicamente con fines de información general y no reemplaza la necesidad de consulta personal con un profesional de la salud calificado.

Fecha de publicación: 2020