Pasar al contenido principal

Estrés relacionado con el trabajo

Compartir     
estrés relacionado con el trabjao

0 Minutos de lectura

El estrés en el trabajo es la reacción negativa que se produce cuando las exigencias del trabajo superan la capacidad para hacerles frente. También puede ser causado por otros problemas en el trabajo, como sentirse inadecuado o malas condiciones de trabajo.

Causas del estrés en el trabajo

El trabajo suele ser bueno para nosotros, ya que nos da estructura de vida y la mayoría de las personas obtienen satisfacción de el. Una cierta cantidad de presión en el trabajo suele ser bueno, ya que puede ayudarte a rendir mejor y prepararte para los desafíos. Pero, si la presión y las demandas se incrementan, pueden conducir a estrés laboral.

El estrés en el trabajo puede tener varias causas que incluyen:

  • Una carga de trabajo excesivo o plazos de ejecución poco realistas
  • Estar regularmente bajo presión, con el fin de cumplir los objetivos o plazos
  • Relaciones con colegas difíciles e incluido acoso en el trabajo
  • Diferentes estilos de gestión de las labores
  • Falta de control sobre la forma en que se ejecuta el trabajo
  • Ausencia de claridad con relación a rol dentro del trabajo y lo que se está destinado a hacer
  • Estar en el trabajo equivocado de acuerdo con tus fortalezas, habilidades y expectativas

A veces no hay una sola causa vinculada con este tipo de estrés. Podría suceder si las cosas pequeñas se acumulan con el tiempo, o debido a una mezcla de circunstancias tanto en lo laboral como en lo personal.

Síntomas de estrés laboral

El estrés relacionado con el trabajo puede tener efectos mentales y físicos. Todas las personas reaccionan a el de diferentes maneras, por lo que su impacto y sus síntomas pueden variar y depender de tu personalidad y de cómo respondas a la presión.

Algunos efectos emocionales comunes o síntomas del estrés laboral incluyen:

  • Sensación que puede hacer frente a la carga de trabajo
  • Imposibilidad de concentrarse en lo que se necesita hacer y recordar lo pendiente
  • Falta de confianza en su lugar de trabajo
  • Falta de motivación y de compromiso con el trabajo
  • Sentimiento de decepción contigo mismo por el trabajo
  • Dudas al momento de tomar de decisiones
  • Depresión
  • Ansiedad (temor de ir a trabajar, que puede pasar de vez en cuando, pero si es todos los días hay un problema)
  • Sentirse más emocional: ganas de llorar 
  • Sensación de irritabilidad
  • Sentirse abrumado 
  • Humor cambiante

También puedes tener efectos físicos, que incluyen:

  • Cansancio y falta de energía
  • Problemas estomacales (diarrea o estreñimiento)
  • Indigestión 
  • Dolores de espalda o en las articulaciones
  • Jaquecas o dolor de cabeza
  • Perdida o aumento de peso
  • Opresión en el pecho
  • Perdida del deseo sexual

También podrías empezar a comportarte de manera diferente y podrías:

  • Comer más o menos de lo habitual 
  • Insomnio 
  • Aislamiento  
  • Beber alcohol, fumar o consumir drogas ilegales 

Estos problemas pueden ocurrir por razones distintas al estrés laboral, pero si sientes que estás atravesando por ellos y está afectando tu salud mental y/o física por más de un par de semanas, conversa con tus superiores (empleador) para obtener apoyo. También puedes conversar con tu médico de cabecera o de confianza.

¿Cómo identificar el estrés laboral?

Para poder abordar esta dolencia, es importante reconocer sus efectos o cualquier cambio en tu comportamiento. Puede ser que tengas problemas fuera de la oficina que te están causando estrés en casa. Pero si es tu trabajo el que está causando problemas, cuanto antes te des cuenta de esto, más rápido podrás tomar medidas para mejorar las cosas.

Si estás estresado por el trabajo, es posible que encuentres que, además de tener algunos o todos los síntomas mencionados anteriormente, también pudieras tener algunos de estos:

  • A menudo te apresuras para hacer las cosas
  • No te desempeñas tan bien como de costumbre en tu puesto de trabajo
  • Puedes cometer errores poco característicos en el trabajo
  • Discutir con la gente
  • No tomar descansos o perderte de la hora de almuerzo
  • Sentir que no tienes el suficiente tiempo para relajarte
  • Compartir menos tiempo socializando con amigos y familiares
  • No tomas vacaciones que por derecho te corresponden
  • Trabajar largas horas
  • Tomar más tiempo libre por enfermedad

Algunos días serán más estresantes que otros, por lo que es importante no exagerar ante pequeños cambios en tu comportamiento. Si te sientes constantemente estresado por un tiempo, que va mas allá de un par de semanas, o si el cambio en tu comportamiento continúa, es recomendable obtener ayuda.

Si te sientes estresado por el trabajo conversa con tu supervisor inmediato. También puedes tener apoyo del departamento de Recursos Humanos o del Servicio del Programa de Asistencia a los Empleados de tu empresa.

No hay una prueba específica para diagnosticar el estrés. Si tienes problemas de salud mental como efecto del estrés y sientes que necesitas ayuda médica, habla con tu médico de cabecera o confianza. Ellos serán capaces de darte consejos sobre cómo lidiar con ellos.

Tratamiento o ejercicios para el estrés en el trabajo

Hay muchas maneras de reducir el impacto del estrés laboral. La mayoría implican cambiar la forma de trabajar y su entorno de trabajo. A veces esto implicará tener una charla con colegas o jefes inmediatos. También puede implicar el uso de procedimientos de queja, bullying o acoso.

No hay medicamentos para tratar el estrés. Si está pasando por problemas de salud mental, tu médico de cabecera puede sugerir otras opciones, que puede incluir cambiar la forma en que abordas tu vida, el asesoramiento o Terapia Cognitiva Conductual (TCC) para ayudarte a mejorar.

Te recomendamos que pongas en práctica algunos de estos ejercicios para el estrés en el trabajo:

Autoayuda

Intenta reconocer lo que te hace sentir estresado en la oficina y qué te ayuda a trabajar mejor. Es posible que ayude el conversar cualquier problema que tengas con tu jefe inmediato. También hay otras cosas que puedes hacer para ayudarte a ti mismo. Piensa en tomar medidas para hacer lo siguiente:

  • Trata de desarrollar buenas relaciones con tus colegas. Esto puede ayudar a crear una red de apoyo en el trabajo.
  • Toma medidas para administrar mejor tu tiempo. Prioriza tus tareas en el trabajo y si puedes delegar en otros, no tengas miedo de hacerlo.
  • Aprende a decir que no, si no puedes asumir trabajo o responsabilidad adicional. Asegúrate de que eres capaz de explicar por qué.
  • Toma un paseo o toma un poco de aire fresco durante tu hora de almuerzo para liberar el estrés del trabajo. Tanto el ejercicio como pasar tiempo al aire libre son buenos para tu salud mental y física.
  • Trabaja en horario regular, toma los descansos y las vacaciones a los que tienes derecho: es importante tomarse un tiempo libre del trabajo. 
  • Mantén un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida personal. No descuides a tu familia o relaciones fuera del trabajo. 
  • Acepta las cosas que no puedes cambiar y concéntrate en las cosas sobre las que tienes control. 
  • Desarrolla un estilo de pensamiento positivo – trata de ver un problema en el trabajo de manera diferente o discútelo con alguien.

De igual manera, hay actividades fuera del trabajo que pueden afectar la forma en que haces frente al estrés laboral.

  • Trata de no beber demasiado alcohol: Es probable que beber demasiado que te haga sentir peor y más estresado a largo plazo. Es posible que te resulte útil aprender más sobre cómo el alcohol afecta el estrés y tu salud mental.
  • Lleva un estilo de vida saludable: sigue una dieta saludable y equilibrada, y duerme lo suficiente. Es posible que resulte útil aprender cómo preparar comidas fáciles, para hacer después de un día ajetreado en el trabajo.
  • Ejercítate regularmente: Estar en actividad reduce las hormonas del estrés (químicos producidos por el cuerpo). También estimula la liberación de hormonas, llamadas endorfinas, que te hacen sentir bien.
  • Aprende algunas técnicas de relajación, como ejercicios de respiración o meditación, para ayudarte a relajarte y manejar situaciones estresantes. Algunas personas encuentran que el yoga ayuda a reducir el estrés y la ansiedad. También puede resultarte útil aprender más acerca de otras maneras de aumentar la resiliencia al estrés.

Explora algunoa de estos ejercicios para el estrés en el trabajo hasta encontrar una solución que se adapte a tu estilo de vida, trabajo y personalidad. No hay un enfoque correcto o incorrecto, ya que todos reaccionan al estrés de diferentes maneras, por lo que diferentes enfoques funcionarán para diferentes personas.

Apoyo de tu jefe directo y directivos de la empresa

Puede ser difícil admitir estar estresado en el trabajo, por temor a que tu jefe inmediato o colegas te menosprecien. Sin embargo, el estrés le puede pasar a cualquiera y no es una señal de que eres débil. Los buenos jefes, serán conscientes de los problemas relacionados con el estrés y deben tener políticas para ayudar a lidiar con ellos.

Si te sientes estresado o ansioso en el trabajo, habla con alguien en quien confíes sobre lo que te molesta o lo que te hace sentir estresado. Si te sientes brumado, es importante hablar directamente con tu supervisor, ya que tiene el deber de ayudarte a resolver el problema o la causa. Explica cómo te sientes y analiza tu carga de trabajo. Si siente que está siendo acosado o víctima de bullying, convérsalo con tu jefe o con el departamento de recursos humanos. Las empresas tienen políticas empresariales para hacerle frente a este tipo de problemas.

Terapias de conversación

La Terapia Cognitiva Conductual (TCC) es un tratamiento de conversación que ayuda a reducir la ansiedad y el estrés. Analiza cómo las situaciones pueden llevar a pensamientos que afectan los sentimientos y comportamiento. Su objetivo es cambiar la forma en que se piensa y se comporta, al tiempo que ayuda a desafiar los pensamientos o sentimientos negativos. Es posible que te resulte útil aprender más sobre la TCC y otras terapias de conversación.

Preguntas y respuestas

Muchas personas encuentran útil aplicar terapias complementarias como la aromaterapia, el yoga, acupuntura y la reflexología, aunque no haya mucha evidencia científica de que funcionen. Podría valer la pena como una opción para ver si te ayudan a relajarte. Las técnicas de relajación, como los ejercicios de respiración y la meditación, también pueden ayudar a relajarte, aunque se necesitan más investigaciones para demostrar si realmente reducen el estrés. Si estás deprimido como resultado del estrés, practicar la atención plena puede ayudar.

Aunque no hay evidencia que demuestre que el estrés cause directamente enfermedades o ataques cardíacos, puede aumentar el riesgo. Si tienes una enfermedad cardíaca y estas bajo mucho estrés, puede provocar síntomas de angina de pecho. También puede aumentar el riesgo de padecer enfermedades cardíacas el adquirir ciertos hábitos cuando estás estresado. Por ejemplo, podrías fumar, beber demasiado alcohol o comer demasiado.

Situaciones estresantes pueden aumentar la presión arterial temporalmente. Si haces ejercicio regularmente, puede ayudar a reducir los niveles de estrés y la presión arterial.

El alcohol puede hacer que te sientas más relajado a corto plazo. Una bebida ocasional con colegas después del trabajo o cuando llegues a casa puede ayudar a relajarte. Sin embargo, cuando se convierte en un hábito nocturno y para aliviar el estrés, puede causar una serie de problemas sociales y de salud. Beber todos los días también puede afectar el rendimiento de tu trabajo.

Con el tiempo, el consumo excesivo de alcohol interfiere con los componentes químicos del cerebro que afectan el estado de ánimo. Beber regularmente puede aumentar los sentimientos de depresión y ansiedad y hará que el estrés sea más difícil de manejar a largo plazo.

Si sientes que estás bebiendo demasiado o te estás volviendo dependiente del alcohol para ayudarte a lidiar con el estrés laboral, comprueba si hay algún servicio de apoyo local en tu área o habla con tu médico de cabecera o de confianza para obtener (consejos) asesoría. Pueden ofrecerte soluciones y recomendaciones que pueden ayudarte.

Fuente:
https://www.bupa.co.uk/health-information/mental-health/stress-workplace

 

Más información

Health & Safety Executive (HSE)
(Ejecutivo de Salud y Seguridad)

0845 345 0055
www.hse.gov.uk

Mind
0845 766 0163
www.mind.org.uk

Fuentes

  • Mind guide to managing stress. Mind. www.mind.org.uk
  • Personal communication, Dr Gabrielle Pendlebury, Honarary Research Fellow, Institute of Psychiatry
  • All about stress. Stress Management Society. www.stress.org.uk
  • Work related stress. Health and Safety Executive. www.hse.gov.uk
  • Mind guide to surviving working life. Mind. www.mind.org.uk
  • Where’s daddy?: the UK fathering deficit. The Work Foundation
  • Stress. Mental Health Foundation. www.mentalhealth.org.uk
  • Human resource manager. Health and Safety Executive. www.hse.gov.uk
  • Stress. British Heart Foundation. www.bhf.org.uk
  • Alcohol: a cure for stress? Drinkaware. www.drinkaware.co.uk
  • Start active, stay active: a report on physical activity from the four home countries’ Chief Medical Officers. Department of Health, www.dh.gov.uk
  • Top ten stress busting tips. International Stress Management Association UK. www.isma.org.uk
  • Medical and alternative treatment. Mind. www.mind.org.uk
  • FAQs. Aromatherapy Trade Council. www.a-t-c.org.uk
  • Hangovers at work – advice for employers. Drinkaware. www.drinkaware.co.uk
  • Hvidtfeldt UA, Tolstrup JS, Jakobsen MU, et al. Alcohol intake and risk of coronary heart disease in younger, middle-aged and older adults. Circulation 2010; 121(14):1589–97. doi:10.1161/CIRCULATIONAHA.109.887513
  • High blood pressure (hypertension). Mayo Clinic. www.mayoclinic.com

Esta información fue publicada por el equipo de Bupa de información sobre la salud, y está basada en fuentes acreditadas de evidencia médica. Ha sido sometida a revisión por médicos de Bupa. Este contenido se presenta únicamente con fines de información general y no reemplaza la necesidad de consulta personal con un profesional de la salud calificado.
 

Fecha de publicación: 2020