Pasar al contenido principal

Meningitis y septicemia

Meningitis y septicemia

Minutos de lectura

La meningitis es una infección de las meninges, es decir las membranas que recubren el cerebro y la médula espinal. La meningitis a veces causa una intoxicación en sangre llamada septicemia, que puede ser grave. La septicemia también puede ser causada por otras infecciones en el cuerpo, incluyendo infecciones en la piel y en los pulmones. La meningitis y la septicemia pueden ocurrir por separado pero frecuentemente se presentan juntas.

Acerca de la meningitis y la septicemia

La meningitis es causada generalmente por una infección bacteriana o viral. Existen muchas bacterias y virus diferentes que pueden ocasionar meningitis.

Todas las personas transportan bacterias y virus en su nariz y en su garganta, siendo esto inofensivo. Pero, en ocasiones, éstas pueden superar al sistema inmunológico del cuerpo y causar meningitis. Las infecciones pueden contagiarse a través del contacto cercano, como por ejemplo al besar, toser o estornudar. Estas bacterias y virus son muy comunes y sólo rara vez causan meningitis.

Meningitis en bebés y niños

Algunos grupos de personas tienen mayor riesgo de contraer meningitis que otros. Los bebés y los niños más pequeños tienen mayores probabilidades de contraer meningitis, pero las causas de esto no se entienden por completo.  Se piensa que es debido a que su sistema inmunológico está menos desarrollado. Los adolescentes y adultos jóvenes también tienen mayor riesgo de contraer un tipo de meningitis llamada meningitis meningocócica.

A veces la meningitis puede darse como resultado de una complicación debida a una lesión en la cabeza o una cirugía cerebral. En muy raras ocasiones, puede ser causada por una infección micótica o una ameba.

Algunos tipos de meningitis pueden ser leves, otros pueden ser mucho más graves y, en algunos casos, resultar fatales.

La meningitis bacteriana a veces causa un tipo de intoxicación en la sangre llamada septicemia.  Esto ocurre cuando las bacterias y sus toxinas ingresan en el torrente sanguíneo y hacia el resto del cuerpo y se multiplican en grandes cantidades. La septicemia es una afección muy grave y también puede ser fatal.

Cómo saber si es meningitis

Reconocer la meningitis puede ser muy difícil debido a que los primeros síntomas pueden ser como los de otras enfermedades tales como la gripe. Sin embargo, debe buscar atención médica urgente si sospecha que usted u otra persona ha contraído meningitis.

Los síntomas de la meningitis y septicemia pueden progresar muy rápido, en unas pocas horas.

Síntomas de la meningitis

Los síntomas de la meningitis bacteriana y viral son similares, aunque por lo general la forma viral de la enfermedad es bastante menos grave. Los síntomas pueden aparecer en cualquier orden y pueden incluir algunos, pero no necesariamente todos, de los que se enumeran a continuación.

Los primeros síntomas incluyen:

  • fiebre
  • malestar o vómitos
  • fuerte dolor de cabeza
  • dolor muscular o dolor en las piernas
  • manos y pies fríos
  • piel pálida y con manchas

Los síntomas más tardíos incluyen:

  • rigidez de nuca
  • somnolencia
  • fotofobia (intolerancia a las luces brillantes)
  • confusión
  • convulsiones
  • sarpullido (en cualquier parte del cuerpo)

Los bebés y los niños pequeños también pueden presentar otros síntomas que incluyen:

  • llanto muy agudo
  • negarse a alimentarse
  • irritabilidad y que no quiera que lo tengan alzado ni que lo toquen
  • cuerpo flácido o cuerpo rígido con movimientos espasmódicos
  • protuberancia suave en la parte superior de la cabeza (las fontanelas)

 

Síntomas de la septicemia

La septicemia puede presentarse asociada a la meningitis o no. Los síntomas incluyen:

  • fiebre
  • vómitos
  • piel pálida y con manchas
  • somnolencia
  • confusión
  • respiración acelerada
  • temblores o manos y pies fríos
  • dolor en las extremidades o en las articulaciones
  • erupción
  • presión sanguínea baja
  • mareos

La erupción causada por la septicemia toma la forma de unas pequeñas manchas rojas y brillantes que pueden juntarse y tener la apariencia de hematomas recientes. Si usted observa una erupción puede hacer lo que se llama la “prueba del cubilete” 
Tome un vaso y presiónelo contra la piel en la zona donde se encuentran las manchas. Si aún puede observar las manchas a través del vaso y éstas no desaparecen, entonces debe buscar atención médica de inmediato.

No todas las personas con septicemia desarrollan erupción. Si alguien se encuentra muy enfermo y no presenta una erupción, de todas maneras debe conseguir ayuda de inmediato.

Complicaciones de la meningitis y de la septicemia

Muchas personas con meningitis y septicemia se recuperan por completo y no tienen secuelas de su enfermedad. Pero algunas personas sí experimentan problemas. En la actualidad esto es poco frecuente ya que las personas conocen más sobre los síntomas y existen tratamientos más efectivos.
A continuación se enumeran algunas de las principales complicaciones de la meningitis y de la septicemia.

  • Dificultades de aprendizaje. Éstas pueden ser temporarias o permanentes. Usted también puede experimentar pérdida de memoria, dificultad para concentrarse y problemas de coordinación
  • Parálisis o debilidad en algunas partes del cuerpo. Si es permanente a veces se la llama parálisis cerebral
  • Alteración de los sentidos. Usted puede perder la vista o tener problemas de visión. Puede ser que también descubra que su audición está afectada y puede quedarse sordo
  • Dolores de cabeza
  • Cicatrices en la piel o pérdida de extremidades ocasionadas por la septicemia
  • Daño pulmonar o renal
  • Convulsiones
  • Problemas del habla

Causas de meningitis y de septicemia

Meningitis bacteriana

Existen más de 50 tipos distintos de bacterias que pueden causar meningitis. Las dos formas más comunes de meningitis se mencionan a continuación.

La meningitis meningocócica es la forma más común de meningitis en el Reino Unido. Existen diversas cepas diferentes pero la mayoría de los casos en el Reino Unido son causados por la cepa B. La cepa B solía ser común, pero actualmente la vacunación evita la mayoría de estos casos. Además de infectar las meninges, la bacteria llamada meningococo también puede causar septicemia. A esto puede llamársele septicemia meningocócica.

La meningitis neumocócica es la segunda forma de meningitis más común. También puede derivar en septicemia. Estas bacterias habitualmente ocasionan enfermedades menos graves que la meningitis, tales como otitis (infecciones de oído) y anginas (dolores de garganta).

Infección bacteriana en bebés

Los estreptococos del grupo B son los que ocasionan meningitis con mayor frecuencia en los bebés recién nacidos, Estas bacterias están presentes en la vagina y en los intestinos y la madre puede transmitirlas al bebé en el momento del parto.

Meningitis viral

Una de las causas más comunes de meningitis viral son los enterovirus, los cuales normalmente viven en las paredes interiores de los intestinos. Por lo general, cuando usted es infectado por estos virus sólo contrae una enfermedad leve que parece a un resfriado o una gripe.

Existen muchos otros tipos de virus, tales como los causantes de herpes o de sarampión, que también pueden ocasionar meningitis viral. La meningitis viral no causa septicemia. La mayoría de los casos de meningitis viral son relativamente leves, y sólo en raras ocasiones resultan fatales.

Diagnóstico de meningitis y de septicemia

Si su médico de cabecera piensa que usted puede tener meningitis, le remitirá a un hospital de inmediato.  

Si su médico piensa que usted tiene meningitis es probable que le hagan una punción lumbar. Una punción lumbar es un análisis para el cual se toma una muestra de líquido cefalorraquídeo de la parte inferior de la espalda. Con el fin de verificar si existe inflamación o daño del tejido cerebral es posible que le realicen una tomografía computada (TC), que es un estudio que usa rayos X para crear una imagen tridimensional de una parte de su cuerpo.  Otros análisis pueden incluir un análisis de sangre para verificar que no haya septicemia, hisopado de fauces e hisopado nasal, radiografía de tórax y muestras de heces para controlar si aparecen virus.

Tratamiento de la meningitis y de la septicemia

El tratamiento que usted reciba dependerá del tipo de infección que tenga. 

 

Tratamiento para la meningitis bacteriana

La meningitis bacteriana o la septicemia se trata de manera urgente en el hospital. Se le administrarán antibióticos inmediatamente, generalmente mediante goteo endovenoso. También pueden proporcionarle oxígeno para ayudarlo a respirar y líquidos por vía endovenosa para combatir la deshidratación y el shock. Puede ser que quede en observación en la guardia general del hospital o pueden tratarlo en una unidad de cuidados intensivos, si es que usted se encuentra muy enfermo.

 

Tratamiento para la meningitis viral

Si usted tiene meningitis viral, el principal tratamiento que recibirá será para aliviarle los síntomas.

Esto implica descansar y mantenerse fresco e hidratado. Puede tomar analgésicos de venta libre para aliviar el dolor de cabeza. Lea siempre el prospecto de información al paciente que viene con el medicamento, y si tiene preguntas, consulte al farmacéutico.
Los síntomas desaparecerán generalmente en un período de dos semanas. En caso de que tenga una infección grave, es posible que deba ser tratado en el hospital, pero la mayoría de las personas pueden quedarse en casa.

Prevención de meningitis y de septicemia

Si usted está en contacto cercano con alguien que padece meningitis meningocócica, por ejemplo si vive en la misma casa o si ha besado a la persona infectada, usted debe consultar al médico. Es posible que deba tomar antibióticos de manera preventiva.
Otros tipos de meningitis suelen ser menos infecciosos.

Otros pasos para evitar el contagio de meningitis incluyen evitar el contacto con personas que se sepa que posiblemente tengan meningitis. El lavado frecuente de las manos y taparse la boca al toser y estornudar puede ayudar a detener el contagio de meningitis de persona a persona.

En el Reino Unido existen vacunas disponibles para evitar algunos tipos de meningitis. Estas vacunas se indican a continuación.

  • Vacuna neumocócica. Esta vacuna protege contra la meningitis neumocócica, se administra de rutina a los bebés y también se ofrece a las personas mayores de 65 años.
  •  Vacuna MenC. Esta vacuna brinda protección contra el grupo de meningococos del tipo C, se administra de rutina a los bebés y está disponible para cualquier persona menor de 25 años. 
  • Vacuna Hib. Esta vacuna protege contra la bacteria Haemophilus influenzae tipo b y se administra de rutina a los bebés.

Las vacunas también se ofrecen a otros grupos, por ejemplo a personas con bajas defensas contra las infecciones y a personas que viajan a zonas donde la meningitis es frecuente. La vacunación no evita todos los tipos de meningitis pero ha ayudado a disminuir el número de casos de algunos tipos de meningitis.

Preguntas y respuestas

Sí. Si usted viaja a determinados países puede necesitar vacunarse contra algunas formas de meningitis.

Explicación

Usted debe asegurarse de que sus vacunas estén al día según las recomendaciones estándar del Reino Unido.
Si usted está por viajar a partes de África o de Medio Oriente, puede ser que necesite vacunarse contra la meningitis A y la meningitis C. Estas vacunas le darán protección contra la meningitis A y C por un período de entre tres y cinco años. No son efectivas en niños menores de dos años.

Han ocurrido brotes de meningitis en las peregrinaciones islámicas, es por eso que cualquier persona que concurra a Hajj o Umra debe vacunarse antes contra los cuatro tipos de meningitis para poder ingresar a Arabia Saudita. Para poder ingresar al país, usted necesitará un certificado que pruebe que ha recibido las vacunas. Las cuatro vacunas están disponibles como una única inyección. Consulte a su médico de cabecera o especialista en enfermería clínica sobre un país en particular. Estas vacunas no están disponibles en el National Health Service (NHS, Servicio Nacional de Salud) y usted tendrá que pagarlas.

El tiempo de recuperación varía según la persona. La mayoría de las personas se recuperan por completo y no tienen problemas de salud que continúen después. El modo en que usted se vea afectado dependerá de qué causó su meningitis y de cuán enfermo estuvo.

Explicación

Los efectos de la meningitis y de la septicemia son distintos en cada persona afectada. Aunque la mayoría de las personas se recuperan por completo, algunas seguirán con problemas de salud. Algunos de estos problemas pueden ser temporales y otros resultarán permanentes.

La meningitis causada por bacterias tiene más probabilidades de dejar secuelas permanentes que la meningitis causada por un virus.

Tanto la meningitis meningocócica como la meningitis neumocócica pueden ocasionar graves problemas de salud. Aproximadamente una de cada 12 personas que se recuperan de meningitis meningocócica quedará con una discapacidad grave. Aproximadamente una de cada cuatro personas que sobreviven a la meningitis o a la septicemia quedará con secuelas menos evidentes tales como dificultades de coordinación y de memoria. En general, estas consecuencias son temporales.

El problema de salud más frecuente después de una meningitis es la pérdida de audición.  Ésta puede ir desde una pérdida auditiva leve hasta una sordera profunda en uno o en ambos oídos.

No. Las vacunas contra la meningitis no protegen contra todos los tipos de meningitis, por lo tanto usted debe estar atento a los síntomas.

Explicación

En el Reino Unido, la bacteria que causa meningitis con mayor frecuencia es la Neisseria meningitides. Existen varias cepas distintas de esta bacteria, incluyendo a las cepas A, B y C. La vacuna contra la meningitis solamente brinda protección contra las cepas A y C y no contra la cepa más común, que es la B. Si su hijo se contagia con la cepa B de la infección, puede contraer meningitis de todos modos. También existen otras bacterias y virus que pueden causar meningitis.

Si su hijo presenta los síntomas de meningitis, aunque haya recibido todas las vacunas debe procurar asistencia médica urgente.

Es posible que usted experimente algunos efectos secundarios derivados de la colocación de vacunas de meningitis, pero éstos habitualmente son leves.

Explicación

Las vacunas contra la meningitis han reducido de manera drástica el número de personas que desarrollan meningitis bacteriana. Los beneficios exceden a los riesgos. Sin embargo, algunas personas experimentan efectos secundarios luego de vacunarse. Los efectos secundarios más comunes incluyen:

  • dolor, sensibilidad o enrojecimiento en el lugar de colocación de la vacuna.
  • fiebre, esto es más común en niños.
  • malestar y vómitos.
  • irritabilidad, esto es más común en niños.
  • dolor de cabeza, esto es más común en niños mayores y adultos
  • llanto (bebés)
  • somnolencia, esto es más común en niños.
  • dolor muscular
  • pérdida del apetito
  • Usted puede presentar una reacción alérgica leve, como por ejemplo una erupción temporal. Resulta muy extraño que suceda, pero en ocasiones las vacunas pueden ocasionar fiebre alta, convulsiones y flacidez en bebés y en niños.

En ocasiones extremadamente raras, usted o su hijo puede tener una reacción alérgica grave llamada anafilaxia. Todas las clínicas o consultorios que ofrecen vacunas deben tener tratamiento de emergencia para casos de anafilaxia.

Usted puede desear tomar analgésicos tales como paracetamol o ibuprofeno. Lea siempre el prospecto de información al paciente que viene con el medicamento, y si tiene preguntas, consulte al farmacéutico.


 

Más información

Meningitis Research Foundation
080 8800 3344

https://www.meningitis.org/

Meningitis Trust
0800 028 18 28
www.meningitis-trust.org

Fuentes

  • Who gets meningitis and septicaemia? Meningitis Research Foundation. 
  • Meningitis and encephalitis. Brain and Spine Foundation. www.brainandspine.org.uk
  • Signs and symptoms. The Meningitis Trust. 
  • Meningitis Symptoms. Meningitis Research Foundation. 
  • Longmore M, Wilkinson I, Turmezei T, et al. Oxford handbook of Clinical medicine. 7th ed. Oxford: Oxford University Press, 2007: 806
  • After effects. Meningitis Research Foundation 
  • Meningococcal disease. Meningitis Research Foundation. 
  • Group B Streptococcal. Meningitis Research Foundation. 
  • Viral meningitis. Meningitis Research Foundation. 
  • Meningitis investigations. GP Notebook. www.gpnotebook.co.uk
  • Meningitis and encephalitis: a guide for patients are carers. Brain and Spine Foundation. www.brainandspine.org.uk
  • The vaccines. NHS Immunisation. www.immunisation.nhs.uk
  •  Preventing meningitis. Department of Health. www.dh.gov.uk

Esta información fue publicada por el equipo de Bupa de información sobre la salud, y está basada en fuentes acreditadas de evidencia médica. Ha sido sometida a revisión por médicos de Bupa. Este contenido se presenta únicamente con fines de información general y no remplaza la necesidad de consulta personal con un profesional de la salud calificado.
 

Fecha de publicación: 2020

Artículos recomendados

Lee nuestros artículos según la categoría que más te interese
Infección-aguda-de-oído-medio
Una infección aguda de oído medio (otitis media) es una infección que causa inflamación en el oído medio.  
3 Minutos de lectura
Vacunas-y-doctor
La inmunización infantil es el uso de vacunas en niños para protegerlos contra enfermedades infecciosas.
3 Minutos de lectura
Reconstrucción-del-ligamento-cruzado-anterior
Una reconstrucción del ligamento cruzado anterior consiste en el reemplazo de esa parte de la rodilla. Para hacer esto, se utiliza un tendón de otra parte de su cuerpo. La reconstrucción del ligamento puede mejorar la estabilidad y el funcionamiento de la rodilla después de una lesión.
10 Minutos de lectura
Cirugía_de_reemplazo_de_cadera
El reemplazo de cadera se realiza habitualmente cuando una articulación de la cadera se ha dañado o desgastado, por lo general, por artritis o una lesión. Se habla de revisión de cadera (o repetición de reemplazo de cadera) cuando se cambia una prótesis artificial que se ha aflojado, infectado o desgastado.
3 Minutos de lectura
Rotura_del_tendón_de_Aquiles
La rotura del tendón de Aquiles es un desgarro, parcial o total, de dicho tendón, en la parte inferior de la pierna. Es el que se rompe con más frecuencia.  
7 Minutos de lectura
Pérdida-de-audición
La pérdida de audición puede ser temporal o permanente y puede afectar a todas las edades. El envejecimiento, las infecciones en el oído y los ruidos fuertes son causas comunes de la pérdida de audición.
13 Minutos de lectura
Mujer con mononucleosis
La mononucleosis infecciosa (también conocida como fiebre glandular) es una enfermedad común en adolescentes y en adultos jóvenes. La mayoría de las personas se recuperan de la infección en pocas semanas. Sin embargo, en un reducido número de casos, esta puede ocasionar complicaciones más graves.
3 Minutos de lectura
Fiebre escarlatina en bebé
La fiebre escarlatina es una enfermedad infecciosa ocasionada por una bacteria llamada estreptococo y se caracteriza por una erupción.
3 Minutos de lectura
Dolor de espalda
El dolor de espalda generalmente afecta la zona lumbar. Puede ser un problema a corto plazo, que puede durar pocos días o semanas, o continuar varios meses o incluso varios años. La mayoría de las personas tendrán alguna forma de dolor de espalda en alguna etapa de sus vidas.
8 Minutos de lectura
Dislexia en niños
La dislexia es una afección que impide el desarrollo de habilidades basadas en el lenguaje, incluyendo leer, deletrear y escribir.
6 Minutos de lectura
Degeneración macular relacionada con la edad
La degeneración macular relacionada con la edad es una enfermedad que afecta la habilidad de una persona de ver lo que está directamente frente a ella, es decir, su visión central. Es la causa más frecuente de ceguera en personas de más de 60 años en el mundo occidental.
3 Minutos de lectura
crup
El crup es el nombre común de la laringotraqueobronquitis. Ocurre cuando la laringe (caja laríngea), la tráquea y los bronquios (conductos de aire hacia los pulmones) contraen una infección.  Es una afección común y muy pocas veces tiene consecuencias graves. El crup afecta principalmente a niños menores de seis años de edad. 
3 Minutos de lectura